fbpx

Publicaciones

Quiero que este libro llegue desde mi corazón, como un mensaje único y celestial, de un testimonio real y verdadero, de saber que existe una conexión con el mas allá, por medio de señales con olor a cielo, como si luz descendiera de una u otra forma desde otra dimensión.

Puedo asegurarles mis queridos lectores, que después de leer y ver las fotos plasmadas como señales con alas, admitirán cerrando los ojos y abriendo el alma que hay vida después de esta vida. Y comenzaremos a ser compañeros y amigos, por que formaran parte de mi historia.

Presentación del libro «Señales con Alas». Septiembre 2013
UNA PAUSA EN NUESTRAS VIDAS

Ahora me despido con la ultima señal de la princesa con alas, que llego a mi volviendo de Córdoba (Arg) de buscar a mi hija Luciana 19 años que regresaba después de 40 días de estar en México (Playa del Carmen) de ver a su papá, que esta viviendo allá junto a su nueva familia. Luego de pasar por el lugar del accidente

(Huerta Grande) Pcia de Córdoba, entro un mensaje en el correo electrónico de mi celular, era de un grupo que se llama “Renacer” es de padres que perdieron sus hijos, y sinceramente cada vez que llegaban los pasaba sin leer, por que un par que leí me hicieron mal.

de repente una vos interior me susurro: seca tus lágrimas, mamá te amo. y decidí abrir el mensaje del correo y leer, este texto que sin otra razón venia del cielo.

Pero decidí abrir este, no se por que razón y gracias a que mi hija mayor Florencia, que manejaba el auto de mamá, ésta ultima quien también venia en este viaje haciendo de copiloto; Yo sentada atrás ahogada de pensamientos negros, y como con un puñado de nudos en la garganta cortándome la respiración, de repente una vos interior me susurro: seca tus lágrimas, mamá te amo. y decidí abrir el mensaje del correo y leer, este texto que sin otra razón venia del cielo.

EL SECRETO

Vuelvo a la foto,
Que hermosa que eres hija!
Miro tus ojos detenidamenteY me hablan. . .
Madre mía, madre de mi corazón,

Sé que para ti, desde donde estás
No es fácil comprender mi ausencia. . .
Madre – Estás ahí?
Soy yo tu hija

Quiero decirte sólo unas palabras
Para que entiendas el porqué de mi partida.
Aquí en el cielo, donde hoy mora mi alma,
Me enseñaron que la vida es eterna.
Que no hay muerte mientras el amor persista.
Cumplí mi ciclo en la Tierra,
Para tí es incomprensible aún. . .
Pero transcurrido el tiempo,
Cuando llores todas las lágrimas,
Y liberes tu angustia
Te darás cuenta
Que la muerte no existe.
Mi conexión contigo será eterna,
Como eterna es la vida
Que nos da el Señor nuestro Dios.
Aquí hay ángeles que me guían
Uno de ellos, el más cercano a mi en presencia,
me sugirió viendo tu incesante dolor
que te hable. . .
Mi voz no es audible
Pero es la voz del corazón. . .
Recuérdame siempre en lo mejor de mí,

Me debes una sonrisa, y desde este lugar
Queremos ver a nuestros seres queridos
Felices. Dichosos, sé que no es fácil
Estoy bien, en el cielo la vida es distinta ¿sabes?
No hay pena, ni angustia, ni desazón.

Estoy en el paisaje más maravilloso
Que jamás vio mi alma en la tierra.
Aquí todo es paz y hay sosiego,
Ese sosiego que quiero que tengas tú,
Madre mía,
Cuánto agradezco los esfuerzos que hiciste
Para que pudiera ser feliz
En esa tierra tan injusta.
Pero me tuve que ir.
No te enojes con la vida,
Te va a llevar un tiempo.
Tu espíritu ganará en crecimiento.
No permitas nunca que mi desaparición prematura
Sea estéril.
Velaré por ti, hasta que nos reencontremos
Porque ahora sé con más fe que nunca
Con la certeza más profunda
Que nos volveremos a ver.
Por eso madre mía, No me digas adiós.
Yo te digo hasta siempre, hasta todos los momentos.
Hasta que el tiempo en que nos reencontremos llegue.
Prométeme en honor a mi
Que vas a servir a otros que pasan lo mismo que tú,
Que voy a ser tu motivo de dicha y felicidad!
Solo así volveré a ti una y mil veces,
Con la alegría de la vida eterna.
Que sirvan mis palabras
Que dirijo directamente a tu espíritu
Para reconfortar tu espíritu maternal
Mientras me recuerdes viviré,
Mientras me recuerdes con alegría
Descansaré en paz.
Te amo y este amor es el que nunca nos separará
Hasta el momento en que Dios Padre quiera
Nos reencontremos en este paraíso
Donde las aguas frescas corren por doquier
Donde la luz de mil soles me cobijan con su calor
Sé que algún día, cuando se apague la luz de tu dolor

Y aceptes mi partida,
Tu vida espiritual se fortalecerá
y seras luz y fuente de bienaventuranza
para aquellos que como tu hayan pasado por lo mismo
por que finalmente habrás aprendido que nada es en vano,
que todo tiene una causa, y estamos supeditados
a los designios divinos.

Aquí en el cielo, el dolor no existe.
La muerte no existe, la vida es un permanente fluir de renacimientos
ese cordón de plata que nos une,
sera nuestro sello de amor y unión eterna.
No habrá nadie pero nadie te lo aseguro que te lo pueda sacar.
Soy vida, por que vivo en ti,
y en todos aquellos que me rodearon, en mi vida física en la tierra.
Ahora seca esas lágrimas, levántate y haz de la vida un canto de fortaleza y esperanza.
Ya te revele un secreto. La vida Mama. Ciertamente es ETERNA.

No elegimos la música que nos toca vivir…
Si podemos elegir como la bailamos.

Deja un comentario